No importa que haya un indecente que haga el «juego sucio» del bombero hace 4 años.

Por: Alejandro Castro Guerrero

El más reciente nombre que aparece en la palestra pública con aparente respaldo político para aspirar a la Alcaldía de Fusagasugá es el abogado Jorge Armando Rodríguez, hombre de calidades excelsas pero poco serio con el electorado y con nosotros, los periodistas responsables.

Se hizo elegir por el MAIS para el actual periodo constitucional, se retiró del Concejo Municipal Fusagasugá en donde adelantó una labor interesante, pero se entregó a las mieles del poder que enarbola el alcalde Jairo Hortúa Villaba, creemos que posiblemente recibió algunos «contratos OPS, y otras ayudas» del quinto piso para que le aprobara al Ejecutivo el empréstito de los 22 mil millones, entre otras iniciativas gubernamentales.

A nosotros no nos cumplió cuando le entregamos la confianza para ayudarle durante su campaña, y fungiendo como concejal le solicitamos el favor de mantenernos informados reportando por este medio cualquier irregularidad que pudiese suceder en la EMPRESA DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS EMSERFUSA E.S.P., ya que el gerente en su momento RENÉ BALLÉN VILLAMARÍN jamás nos concedió la oportunidad de entrevistarlo. Porque en la estrategia de HORTÚA VILLALBA, planeada en la oficina de Rodríguez – según supimos – con las mayorías del CMF era «sacarnos del escenario político» para regresar a la época en donde se compraba a los «periodistas» con pauta publicitaria a través del Plan de Medios, y todos tranquilos despilfarrando el erario. Pero la situación se les complicó y no lo consiguieron tras el surgimiento de nuevos comunicadores interesados en emular nuestro oficio.

A 3 meses largos del proceso electoral excepcional que aparezcan más nombres de respetables profesionales fusagasugueños: Jholman Javier Rodríguez, Omar Ortiz Ortiz, Alfredo Mayorga Peralta, Mireya Ramírez Pulido, René Ballén Villamarín, Gustavo Mejía Medina, Jhon Ricardo Peñuela, Andrés Felipe Porras, entre otros. Mientras las campañas de los 7 se posicionan en la opinión pública buscando el respaldo popular con estrategias bien distintas, e incluso recursos peculiares como iniciativas en Facebook para hacerse daño entre sí, ahí destacamos a Andrés Alarcón de FIRMEZA un candidato diferencial, Sandra Millady Riveros aparente protegida de Hortúa, William García Fayad una propuesta poco renovadora, Andrés Sáenz con la estructura de candidato propio a la Gobernación, Luis Cifuentes Sabogal experto manzanillo, Carlos Ferro Solanilla el hombre de los escándalos, y Édgar Cruz García, el diputado con la premisa de recuperar Fusagasugá.

Se está poniendo bueno, decía mi abuelo «hay de todo como en botica». Pero el presupuesto de más de 235 mil millones cada año más la contratación lo va a manejar uno sólo, y si es del talante del actual alcalde: demagogo, politiquero y engañador, sin necesidad de robar se enriquecen rápido, aunque la pandemia de la Covid 19 favoreció a estos mandatarios (2020 -2024), a quienes por la emergencia se les facilitó contratar sin los requisitos establecidos en la norma y muy expedito saciaron sus arcas, creo que tod@s se lucraron facturando tapabocas, gel, alcohol, mercados, etc. Y los personeros municipales, bien gracias.

También aprovecharon la otra emergencia, la invernal para facturar, y facturar…

Consideramos que 3 o 4 campañas intentarán reducir a las demás con tentadoras propuestas, debe posiblemente uno de los más nuevos crecer a tal punto que se valorice para convertirse en importante y pueda fracturar un par de grandes aspiraciones para permitir que otra propuesta trascienda y con alrededor de 10 mil votos conquiste la Alcaldía. ¿Quién podría ser? ¿Hará lo mismo que el bombero del movimiento evangélico hace 4 años?

Amanecerá y veremos, gracias a Dios no somos ciegos.