Este domingo concluye la Semana Santa y al Congreso de la República le espera un remate de legislatura bastante complicado por el trámite de varios proyectos claves que tiene en sus manos, sin embargo el reto está en si alcanzarán las ocho semanas que restan de este periodo.

En este lapso, por ejemplo, se tendrá que aprobar o denegar la reforma política, el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y la reforma a la Ley de Garantías.

El senador liberal Guillermo García Realpe dijo en diálogo con El Nuevo Siglo  que “ocho semanas son absolutamente escasas. En periodos anteriores legislativos las últimas ocho semanas eran proyectos ya prácticamente madurados y para último debate en plenaria. Hoy vemos que apenas están radicados proyectos de importancia para el Gobierno, otros en primer debate, otros frenados en plenaria en segundo debate. No vemos que la agenda legislativa haya madurado en los últimos debates”.

Es importante destacar que dentro de los “pendientes”  del Congreso se encuentran: 

  • Las objeciones  de la Justicia Especial de Paz 

El Congreso no ha terminado de pronunciarse acerca de las seis objeciones que por inconveniencia presentó el presidente Iván Duque al proyecto de ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP).

El pasado 9 de abril la plenaria de la Cámara de Representantes aprobó por 110 votos contra 44 el informe que negaba las objeciones presidenciales, ahora el balón está en la cancha del Senado de la República, que se espera se pronuncie en estas dos semanas. 

  • Reforma política

En la Comisión Primera del Senado se debe iniciar en las próximas semanas la discusión en segunda vuelta de la reforma política que presentó el Gobierno nacional, con la aspiración en esta oportunidad de la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez,  que además en su aprobación final se incluya la supresión del voto preferente, que es la ‘nuez’ de esta reforma pero que fue dejada de lado en la primera vuelta de este proyecto.

No obstante, el tiempo corre peligrosamente en contra de la reforma política porque no tiene todavía ponencia para el quinto debate y es claro que no se puede perder tiempo para lograr darle cuatro debates en tan solo ocho semanas. De lo contrario la iniciativa se hundirá porque no puede ir más allá de una legislatura, lo que significaría una gran derrota para el Gobierno pues además uno de sus propósitos es que tenga aplicación a partir de los comicios regionales de octubre de este año.

  • Ley Anticorrupción

El proyecto de autoría del fiscal general, Néstor Humberto Martínez, en el que se adoptan medidas en materia penal en contra de la corrupción, también está condicionado a ser aprobado de aquí al 20 de junio próximo, pues fue radicado en julio de 2017 y no puede ser discutido en más de dos legislaturas.

Esta iniciativa implementa medidas administrativas que propenden por desestimular y reducir las acciones delictivas en materia de corrupción; establece también medidas punitivas para conductas criminales relacionadas con la administración pública, la administración de justicia y los procesos electorales.

Finalmente incorpora instrumentos procesales que pretenden hacer más eficaz y oportuna la investigación de delitos relacionados con la corrupción.

El proyecto de reforma incluye, por ejemplo, aumento de penas de los delitos contra la administración pública que afecten recursos del sistema de seguridad social y de programas sociales cuyos beneficiarios sean niños y adolescentes.

  • Plan Nacional de Desarrollo

Se espera que esta semana sea radicada en la Cámara la ponencia para el tercer debate en plenaria del proyecto del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, ‘Pacto por Colombia’.

La iniciativa de la administración de Iván Duque fue aprobada el pasado 25 de marzo de manera conjunta por las Comisiones Terceras y Cuartas.

A partir de allí las plenarias de Senado y Cámara tienen 45 días para aprobar este proyecto, es decir, hasta el próximo 9 de mayo. De lo contrario la carta de navegación de la administración Duque se pondrá en vigencia mediante un decreto con fuerza de ley.

La discusión en lo que resta del Plan Nacional de Desarrollo se prevé que no será fácil, como se vio en el pulso que se vivió en las comisiones económicas en el primer debate, en donde al final el voto de unos senadores de Cambio Radical logró la aprobación del proyecto.

En el primer debate de esta iniciativa fueron presentadas más de 3.000 proposiciones adicionales a los 310 artículos que lo componen, y se espera que en las plenarias se radique otro tanto, complicando aún más la discusión.

  • Modernización TIC

El proyecto de ley de modernización del sector TIC es uno de los que tienen mensaje de urgencia por parte del Gobierno para su discusión. Ya contó con visto bueno en su primer debate en las comisiones sextas de Senado y Cámara de Representantes, y restan los dos debates en las plenarias de las corporaciones para que pase a sanción presidencial.

En este proyecto se busca cerrar la brecha digital y acabar con la desigualdad en la que se encuentra Colombia, en comparación con otros países de la región.

 

  • Ley de Garantías

A pesar de que el Gobierno le dio mensaje de urgencia desde principios de este mes, no ha iniciado la discusión en comisiones primeras el proyecto que pretende reformar la Ley de Garantías Electorales (996 de 2005), con el fin que no se frene la contratación en las regiones por los comicios de octubre próximo.

La Ley Garantías ordena restricciones para los entes territoriales en la contratación y la realización de convenios interadministrativos durante los cuatro meses previos a una jornada electoral.

Cabe recordar que el presidente Duque ya se había referido a este tema en octubre de 2018, cuando afirmó que “es muy importante que miremos cómo les quitamos ese obstáculo a muchos alcaldes y gobernadores que, por la Ley de Garantías, terminan dejando de ejecutar muchas obras que se necesitan para la comunidad, antes de entregar su periodo”.

  • Reforma regalías

 

Este proyecto es presentado por el Gobierno y los partidos Centro Democrático, Conservador, La U, Cambio Radical, MIRA, Colombia Justa y Libre, y Liberal, producto de un trabajo de seis meses. El objetivo del mismo es ejecutar, entre 2019 y 2020, $30 billones, los cuales se destinarán a inversiones directas en las regiones.

Lo que se pretende con esta iniciativa legislativa es lograr estas inversiones, las cuales según el Ejecutivo han sido obstaculizadas por el actual sistema de gobernanza.

 

Obstáculos para la administración Duque 

Varios  escollos se cruzan en la intención de la administración Duque de salvar la mayoría de estos proyectos en la presente legislatura, uno es la debilidad de la coalición de gobierno pues en Cámara está definitivamente lejos de alcanzar las mayorías

El horizonte para el primer periodo de la segunda legislatura, que iniciará el próximo 20 de julio, se ve gris en materia del trámite de los proyectos porque hasta octubre próximo los parlamentarios estarán más pensando en los comicios regionales.

Fuente: El Nuevo Siglo