Panorámica desde el Séptimo Piso

Andrés Becerra L.
Andrés Becerra L.

Por: Andrés Becerra L.

La semana anterior publicamos cinco aspectos en los que podemos mejorar nuestro manejo de las redes sociales en Internet; hoy presentamos otros cinco y suspendemos por ahora, aunque quedan pendientes otros que podríamos considerar más adelante.

  1. NO TIENE QUE OPINAR SOBRE TODO: ES MÁS IMPORTANTE SABER QUÉ PIENSA LA GENTE, QUE DEJARLE SABER A LA GENTE LO QUE USTED PIENSA

Por lo general, lo primero que expresa la gente ante cualquier cosa que se dice es si “está de acuerdo” o si “no le parece”, y en este segundo caso se inicia un forcejeo de contradictores por imponer su personal visión del asunto. Y lo peor es que, casi siempre, son miradas subjetivas, sin argumentos lógicos, sensatos, bien fundamentados. ¿De qué sirve eso, aparte de conseguir un enojo y aburrir a los demás?

Resulta más productivo, y menos estresante, preguntar datos adicionales sobre lo afirmado, indagar por el origen de la información, etc.; quizás así se aprenda algo nuevo. Por otra parte, si a usted le parece una estupidez lo que alguien dijo, ¿de veras cree que, si es tan poco inteligente como para decir eso, tendrá la capacidad para entender y/o aceptar argumentaciones que usted le presente para cambiarlo de posición?

No se canse, no se maltrate. Usted no es el encargado de educar a todos, usted no tiene que opinar sobre todo lo que se diga. Deténgase un momento y revise en su interior por qué eso lo engancha, cuál puede ser la causa que produce esa emoción que lo está empujando a una discusión que casi nunca termina bien; esto le puede resultar más útil, porque puede acabar conociéndose un poco más, disolviendo algún trauma infantil.

  1. COMENTE CON RESPETO Y ARGUMENTOS, Y DE SER POSIBLE, CITE FUENTES

Si después de controlar su primer impulso belicoso, decide comentar, hágalo con prudencia, con respeto, presentando ordenadamente sus ideas y respaldándolas con argumentos lógicos, con datos de fuentes confiables y verificables, es decir, lleve la discusión a un nivel superior que pueda producir enriquecimiento para todos, que por ella misma induzca una actitud de respeto en los demás.

Evite pasar al campo de la injuria personal, no use adjetivos ofensivos hacia quien opina diferente, recuerde en todo momento la regla dorada de las buenas relaciones interpersonales: “A nadie le gusta que lo jodan”.

  1. CULTIVE AMISTADES, NO FOMENTE GUERRAS

Esto es tan evidente que uno no se explica por qué hay tanto problema en los grupos. Usted entró a un grupo para conocer más sobre el tema objeto de ese sitio y para conocer otras personas que comparten su interés por el mismo, así que la motivación principal debe ser dialogar para intercambiar conocimientos, experiencias, datos relacionados, etc., no andar en pugnas permanentes; así que procure cultivar amistades, no problemas.

Recuerde que está en una Red “Social”, no en una Redada de Antisociales.

  1. CONTESTE CUANDO LE HABLEN

Si hay algo peor que no saludar, es no contestar cuando lo saludan.

Muchas personas ignoran con total frescura preguntas directas que les hacen otras personas, lo cual rompe abruptamente la comunicación y deja en el ignorado una sensación de malestar que usted mismo puede haber experimentado en alguna ocasión. Una cosa es que alguien lance una pregunta abierta (tipo “¿Alguien sabe el teléfono de bomberos?”), caso en el cual usted no está obligado a responder, sobre todo si no sabe la respuesta, y otra situación muy diferente cuando alguien lo nombra a usted y le pregunta por algo que usted dijo; en este caso usted debe responder, por respeto a la dignidad de la otra persona.

Aquí cabe otra regla dorada en las relaciones interpersonales: “No hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti”.

  1. NO SE DEJE ENGANCHAR DE LOS TROLES

En las redes sociales aparecen, cada vez más, personas cuyo único objetivo es molestar a los demás, ofenderlos con insultos, confundirlos con mentiras, etc. Aplican distintas tácticas para generar disgusto y malestar en el grupo, motivados por mera diversión o para sabotear una determinada comunidad.

Cualquiera que sea la razón que los mueva, la mejor estrategia a aplicar para que no se fortalezcan es no dejarse enganchar en sus discusiones. Cualquier respuesta que usted les dé será base para que lancen otra de sus andanadas y se perpetúen allí, así que lo mejor es ignorarlos, no responderles. Si nadie les hace caso, terminarán por aburrirse e irse para otro grupo.

Usted tiene una herramienta eficaz para desactivarlos: bloquéelos. Así no verá sus comentarios.

Con estos diez puntos, bien aplicados, podemos obtener una mejor experiencia en las redes sociales que frecuentamos, tener menos disgustos y más amistades.

Y podríamos agregar un punto extra: CUANDO LEA UNA COLUMNA, COMÉNTELA CON ALGO QUE ENRIQUEZCA A TODOS, dele una retroalimentación al escritor expresándole su percepción de lo que él dijo, establezca un diálogo constructivo; haga cuenta de que el autor acaba de hacerle una pregunta con su texto, y es de personas decentes responder cuando les preguntan, ¿cierto? Así ganamos todos.

Y para que vaya practicando, puede comenzar por comentar ésta. Desde ahora le doy mis agradecimientos por sus comentarios. Namasté.