En el despliegue militar participó un selecto grupo de militares de todas las Fuerzas que tenían información obtenida a través de la Dirección Nacional de Inteligencia sobre las condiciones de Wálter Patricio Arizala Vernaza, tras el operativo en el que fue herido en septiembre pasado.

Bogotá, D.C., 22 de diciembre del 2018

El primer gran golpe de la nueva cúpula militar tuvo como epicentro la vereda Peña Caraño, jurisdicción de Llorente, en Nariño. Allí se lanzó la operación Perla IX, que tenía como objetivo neutralizar a alias Guacho, el máximo jefe del frente Oliver Sinisterra.

Una de esas informaciones recientes daba cuenta de que ese día, el hombre que se había convertido en el terror de la frontera colombo-ecuatoriana portaba un chaleco antibalas.
Fuentes ministeriales confirmaron que fue un grupo de la Fiscalía el que logró infiltrar los anillos de seguridad de ‘Guacho’ y obtener material fotográfico fundamental para el desarrollo de la operación.

A la par con la verificación de esas imágenes, las tropas del Comando Conjunto de Operaciones Especiales se movilizaron por la agreste zona hasta las coordenadas que fueron enviadas a las Fuerzas Militares desde inmediaciones del campamento de Arizala Vernaza.

Mientras avanzaban las tropas, desde la base militar de Apiay, en el Meta, se dio la orden de mover aviones Súper Tucano hasta el Comando Aéreo de Combate número 7, cuya sede está en Cali.

Walter Patricio Arizala, nombre de pila de alias Guacho, jefe de una banda que se hacía llamar ‘frente Oliver Sinisterra’, fue abatido por un tirador de alta precisión.

¿Quién era Guacho?

Walter Patricio Arizala Vernaza, alias ‘Guacho’, quien fue abatido por el Ejército Nacional este viernes 21 de diciembre, según confirmó el presidente Iván Duque, era un guerrillero de origen ecuatoriano que se había convertido en el principal objetivo militar de las autoridades en el sur del país.

Guacho fue señalado de ser el responsable del secuestro y posterior asesinato de los  tres trabajadores del diario El Comercio de Ecuador, quienes fueron secuestrados mientras se encontraban realizando una investigación en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas el pasado 26 de marzo de 2018.

“El día de hoy en una heroica acción conjunta del ejército y la policía con el apoyo del CTI (Cuerpo Técnico de Investigaciones) de la fiscalía podemos confirmar que (Arizala) alias Guacho cayó en una operación y que ha sido abatido”, declaró el presidente Iván Duque a medios.

En la operación llevada a cabo en zonas selváticas del departamento fronterizo de Nariño, “cayó uno de los más horrendos criminales que haya conocido nuestro país”, agregó.

El frente disidente Óliver Sinisterra que dirigía este exguerrillero de origen ecuatoriano es considerado responsable de secuestrar y asesinar a dos periodistas y un chófer del diario El Comercio de Quito y a una pareja de Ecuador.

“Le dije al pueblo ecuatoriano que el crimen de los tres periodistas no quedaría en la impunidad”, recordó el mandatario.

Por su parte, los familiares de los tres empleados del medio de comunicación asesinados en abril de 2018 señalaron en un comunicado que “es lamentable que quien se adjudicó el secuestro y asesinato de cinco personas haya sido abatido en lugar de que lo hayan capturado con vida”.

A raíz de estos casos, Colombia y Ecuador lanzaron una feroz cacería contra “Guacho” a ambos lados de la frontera.

‘Guacho’ pasó, en apenas una década, de ser un pequeño comerciante a convertirse en el líder  de la disidencia de las Farc en el suroccidente del país, tras la firma del acuerdo de paz en La Habana.

El hombre, de quien se supone tenía 27 años, aparentemente nació en Limones, localidad que hace parte de la provincia de Esmeraldas. Ahí se dedicó al pequeño comercio hasta que en julio de 2007 fue reclutado por la ahora desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc.

Su prontuario criminal comenzó en la columna guerrillera Daniel Aldana, con la que se movilizaba principalmente por los alrededores del río Mira, en el noroeste de Ecuador y el suroeste de Colombia.

Ya que en el sur de Colombia se concentra buena parte de los cultivos ilícitos de la frontera, ‘Guacho’ conoció de cerca el negocio del narcotráfico. Esa era, a juicio del Gobierno Nacional, la principal razón por la que cuando en 2016 se firmó el acuerdo de paz con las Farc, el cruel disidente decidió no desmovilizarse.

Sin embargo, ‘Guacho’ le dijo entonces a RCN Televisión que no se acogieron “al proceso de paz porque hubo una desigualdad entre los guerrilleros medios y la tropa”. Agregó: “miramos que no era necesario continuar en un proceso en el que no nos estaban cumpliendo”.

A partir de ese momento, ‘Guacho’ se convirtió en el líder del autodenominado Frente Óliver Sinisterra, del que manifestó, “es un grupo vivo de las Farc”.

El narcoterrorista empezó a aparecer en los radares de las autoridades colombianas en octubre del año pasado cuando fueron asesinados cinco cocaleros en una zona rural de Tumaco, un hecho por el que finalmente fueron acusados dos policías antinarcóticos.

La importancia de Tumaco, considerado la joya de la corona por ‘Guacho’, radica en que tiene el segundo mayor puerto de Colombia sobre el océano Pacífico y, según el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Unodc), posee 23.148 hectáreas sembradas con coca, lo que supone el 16 % de los cultivos del país.

Además le puede interesar:

Habrían aparecido cuerpos de periodistas asesinados por ‘Guacho’