Habitantes de la parte baja de Mandalay no soportan más la contaminación de la quebrada Sabaneta.

Por: Martha Cobos

Quebrada Sabaneta

El año anterior conocimos y visibilizamos la principal problemática de los habitantes del barrio Mandalay que colindan con la quebrada Sabaneta, exactamente el día 14 de octubre. Regresamos esta semana y encontramos que ninguna autoridad ambiental se ha tomado la molestia de realizar su trabajo. “El ambiente es un bien que le pertenece a todos los habitantes del planeta, que tenemos el derecho de disfrutarlo, pero a su vez el deber de cuidarlo, ya que su contaminación haría imposible el ejercicio de cualquier otro derecho, inclusive el de la vida”.
Lee todo en: Derecho a un ambiente sano | La guía de Derecho http://derecho.laguia2000.com/parte-general/derecho-a-un-ambiente-sano#ixzz4XfWWHAKR

Cuando escuchamos decir que la Constitución de 1991 es una Constitución verde, tenemos necesariamente que remitirnos al Artículo 79 (Derecho a gozar de un medio ambiente sano) que es el centro de todos los demás artículos que trae la carta relacionados con la protección ambiental. El hecho de haber incluido este nuevo derecho en la Constitución y haberlo complementado con cerca de cuarenta artículos más sobre el tema ambiental, demuestra la importancia que este ha tomado actualmente. A medida que los recursos naturales se hacen más escasos crece la necesidad de regular, mediante normas jurídicas, el uso y manejo de los mismos.

IMG_20170129_093742791

“Después de la cuatro de la tarde nos vemos obligados a encerrarnos en nuestras casas, porque el olor de la quebrada Sabaneta es nauseabundo, no soportamos más esta seria problemática ambiental”, dijo la señora Julia González, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Mandalay de Fusagasugá, quien añadió que unas piedras que están cerca al puente no permiten el libre recorrido del agua, forman un remolino y mantienen ahí toda clase de desechos contaminantes que vienen de la parte de arriba que le caen a la quebrada, entre muchos otros los desechos del matadero municipal, denunció la líderesa, quien añadió que la contaminación ambiental es la principal preocupación de la comunidad. También manifestó la señora Julia, que el barrio vive desaseado porque nunca hay quien barra las calles y los vecinos sacan sus perros a las zonas verdes y jamás recogen los desperdicios de sus animales. Las vías en su mayoría son adoquín y no contamos con el respectivo mantenimiento por parte de la autoridad responsable, puntualizó la vicepresidenta.

IMG_20170129_095559554

Por su parte, el señor Joaquín Ulices Gacharná Muñoz, habitante del barrio, afirma que las aguas negras que vierten a la quebrada Sabaneta están generando una grave situación ambiental a la comunidad allí residente, “porque además de los malos olores que en temporada seca se incrementan, los roedores y zancudos nos tienen seriamente perjudicados y no se ve el apoyo de ninguna autoridad competente“, dijo. Además indicó que “es absurdo que a éste sector de estrato cuatro nos estén mandando los malos olores del municipio, incluyendo los del matadero. No se de quién fue la idea de ubicar en la parte alta del pueblo las instalaciones del Matadero Municipal y botar los desechos a la quebrada Sabaneta para contaminarla y afectar a todos los residentes de los sectores por donde transcurre la quebrada”, manifestó el señor Gacharná.

Los habitantes del barrio se están reuniendo a socializar las normas jurídicas para presentar una acción judicial que obligue a la Administración Municipal a través de la Oficina del Medio Ambiente, a la Empresa de Servicios Públicos de Fusagasugá EMSERFUSA, ESP, a la Corporación Autónoma de Cundinamarca CAR, a tomar las medidas a que haya lugar, mediante una reclamación ante la Procuraduría delegada para Asuntos Ambientales, puesto que llevan más de 18 años reclamando a las diferentes Administraciones sin lograr ninguna solución, y los Congresistas cada campaña política los visitan, se comprometen a colaborar y no regresan por el barrio, dijeron los quejosos.