Una mujer reveló a las autoridades de Liverpool, poblado ubicado en Merseyside, en la región Noroeste de Inglaterra, que bajo los efectos de drogas y alcohol, mató a su pequeña bebé de apenas  cuatro meses de nacida.

Al parecer la progenitora bajo grandes cantidades de alucinógenos, que la hicieron perder la conciencia, colocó a la pequeña en un sillón donde la lactaba,  mientras iba por una cerveza para su marido, al regresar, le entregó la botella al hombre, quien estaba en las mismas condiciones psicóticas de ella, y luego se sentó  en el mueble donde había recostado a la pequeña.

Tal era la alucinación de la mujer que no se percató que estaba sobre la bebé; quedándose dormida encima del pequeño cuerpecito.

A la mañana siguiente, dos personas que compartían apartamento con los desalmados progenitores, intentaron buscar a la pequeña en el hogar  y encontraron la fatal escena.

La bebé respondía fue llamada  Mija Krupaityte.

De acuerdo a las investigaciones adelantadas por las autoridades de Liverpool, la madre, Milda Stucinskaite, tenía un rango de intoxicación extrema al borde de la inconsciencia, revelaron en la audiencia adelantada este jueves por el caso ocurrido en octubre del año pasado.

El papá, Audrius Krupaitis, también tenía rastros de alcohol y drogas  en su sangre, detalló el informe revelado por el Daily Mail.

Según testigos, el señor Krupaitis dijo “es mi culpa, me quedé dormido”, mientras Stucinskaite gritaba “me senté en la bebé”.

El forense Andre Rebello llegó a la conclusión de que la muerte de Mija fue por negligencia de los padres.

 

Redacción: Fusagasugá Noticias