El pasado 23 de enero el país caribeño fue escenario de movilizaciones en contra y a favor del régimen de Maduro. Juan Guaidó se juramentó como presidente interino de Venezuela y los hechos generaron históricas reacciones nacionales e internacionales.

Autor: Lcdo. Luis Enrique Hurtado

Este miércoles 23 de enero, el diputado jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guidó, se autojuramentó como Presidente Encargado del país suramericano, hecho que causó reacciones, no solo en las regiones venezolanas, también en diferentes países del continente, dentro de ellos  Colombia.

Es importante resaltar que apegado al artículo 233 de la Constitución Bolivariana de Venezuela, Guaidó consideró un vacío de poder en la silla presidencial del Palacio de Miraflores, al determinar que el método de elección de Nicolás Maduro fue ilegitimo y desapegado de todos los principios electorales expresados en la Carta Magna. Por consiguiente, acompañado de una multitudinaria concentración, que abarrotó diferentes sectores de Caracas y el estado Miranda el Parlamentario juró asumir todas las competencias presidenciales que la ley contempla. Las muestras de apoyo tuvieron repercusión en todos los estados de Venezuela.

“Juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres”, manifestó Juan Guaidó.

En Fusagasugá, la comunidad venezolana que hace vida en la zona se pronunció en relación a lo ocurrido en su país, acordando en su mayoría que solo con las movilizaciones de calle  y la unidad de todos los factores políticos  democráticos, Fuerza Armada Nacional y el pueblo, es que Venezuela saldrá del régimen dictatorial encabezado por Nicolás Maduro.

Nakarid Rodríguez, una venezolana que habita en la zona centro de Fusagasugá, indicó estar en total acuerdo con las movilizaciones opositoras en Venezuela y apoya la autojuramentación de Juan Guaidó como presidente encargado de la nación.

“Venezuela necesita un cambio, no es cuestión de defender un color o posición política; es momento de buscar una solución a lo que viven los venezolanos, para que no hayan más ciudadanos saliendo del país a otros territorios en busca de mejoras ocupacionales y calidad de vida. Evidentemente el proyecto político propuesto por Maduro fracasó y la ciudadanía merece vivir mejor”, enfatizó.

La joven agregó que las movilizaciones del 23 de enero en Venezuela, según su criterio, es un nuevo despertar para el pueblo e indica que las acciones de calle se deben mantener hasta que Maduro desista del Ejecutivo totalmente.

Por su parte, Luis Alejando Rocca, otro de los venezolanos que halló en Fusagasugá una alternativa de progreso profesional, sostiene que “los ciudadanos de Venezuela no pueden seguir viviendo sometidos a la dictadura que impone Nicolás Maduro. La presidencia del país no puede ser el capricho de un hombre que permite que su pueblo sufra miseria, hambre, muerte por falta de medicamentos, experimente la cifra de desempleo más alta del continente americano y una desbordada migración, dentro de otras anomalías”, fustigó.

Argumenta que durante su estancia en Venezuela, sufrió en carne propia la represión y maltrato social porque ninguno de los niveles de gobierno, llámese alcaldías o gobernaciones que representan al Ejecutivo, se preocupan por las necesidades de la gente.

“En Venezuela ni Alcaldías, Gobernaciones y mucho menos la presidencia, se preocupa por las necesidades y malestares del pueblo”, añadió.

Con base en sus experiencias indicó que respalda la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, hasta que los venezolanos sean convocados a elecciones libres “con instituciones comiciales transparentes que no estén sometidas a parcialismos partidistas”, concretó.

Respaldo internacional supone medición de fuerza de potencias mundiales

El caso Venezuela, ha generado diferentes reacciones en gobiernos del mundo; si bien es cierto que Juan Guaidó goza de respaldo de importantes países como Colombia, Chile, Ecuador, Argentina, Brasil y Estados Unidos; Nicolás Maduro también recibió el apoyo de importantes potencias mundiales como Rusia, Turquía y China; naciones con las que suscribe importantes acuerdos económicos y a quienes no les beneficiaría una salida del régimen chavista.

Este particular es analizado por el joven protestante, Giovanny Bouttó, quien tuvo que refugiarse en Fusagasugá luego de ser amedrentado por las autoridades de Gobierno venezolanas, como una lucha de poderes.

“No solo se está midiendo en Venezuela quien cuenta con el respaldo total del pueblo para ser presidente. Sobre techo venezolano también se están midiendo fuerzas de grandes potencias internacionales como EEUU, Rusia y Turquía; países a quienes les interesan sobremanera todos los recursos minerales e hídricos con los que cuenta el suelo venezolano”, destacó.

Sostiene que la salida a la par de las acciones de calle, es que todas las partes involucradas en el conflicto, convoquen a unas elecciones libres y con nuevas autoridades comiciales en Venezuela, para que el pueblo elija a sus mandatarios.

“En Venezuela tienen que hacerse elecciones generales, que el pueblo vuelva a seleccionar a todas, absolutamente todas sus autoridades”, puntualizó.

Ópticas de la realidad venezolana de acuerdo a lo ocurrido el 23E

El diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, Piero Maroun, entrevistado vía telefónica, afirmó que lo ocurrido en el país caribeño significa el reclamo más grande en la historia de la Nación, no solo por la cantidad de personas que acudieron a las calles a respaldar a Juan Guaidó y en rechazo a Nicolás Maduro,  sino por la repercusión que la convocatoria opositora al régimen chavista tuvo en todos los estados del territorio venezolano.

“Comunidades y gremios que nunca habían protestado, salieron a pronunciarse contra el dictador Maduro, eso es por el reflejo del hombre, la miseria, la inseguridad y la mentira del régimen. El pueblo se cansó y está pidiendo el acompañamiento del Parlamento Nacional, nosotros los diputados asumimos la petición de la ciudadanía y nos volcamos a las calles en su defensa”, reiteró.

Maroun añadió que lo que se avecina en Venezuela es un proceso de transición con mucho más respaldo nacional e internacional. “Ya no hay vuelta atrás, las acciones deben mantenerse y las personas deben seguir movilizadas en las calles hasta la salida definitiva de Maduro del Palacio de Miraflores”.

Oficialistas como Yldemaro Millán, quien es diputado afecto al gobierno de Nicolás Maduro Moros, considera que las movilizaciones opositoras del 23 de enero son una violación continuada a la soberanía de los pueblos. Indica que es preocupante que nuevamente “peones del imperio de EEUU”, quieran vulnerar la paz y la tranquilidad de los venezolanos.

Informó que de igual manera los sectores oficialistas y chavistas se mantendrán en las calles movilizados defendiendo y respaldando el proceso encabezado por Maduro y que cuentan con todo el apoyo y solidaridad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

“No vamos a permitir que nada ni nadie perturbe la tranquilidad del pueblo venezolano, un territorio que decidió y quiere ser soberano e independiente”, concluyó el Legislador.

Opinión de un especialista en ciencias políticas

El especialista en ciencias políticas de Venezuela, Jaimes Redman, alega que lo conveniente para el país es un acuerdo entre los tres factores involucrados en la transición: Representantes del régimen de Maduro, la Fuerza Armada y la Asamblea Nacional.

“Es recomendable que se busque un mecanismo de cambio de Gobierno viable y alejado de todo hecho de violencia y que permita encaminar la política nacional por senderos menos dolorosos  y trágicos para los venezolanos”, concretó.

Redman asevera que de obviar los hechos del 23 de enero en Venezuela, es la implementación de una dictadura en toda la extensión de la palabra,  adelantaría la ruptura de todas las relaciones diplomáticas con los países que respaldan a Juan Guaidó como presidente interino y ratificaría a Nicolás Maduro como usurpador en la presidencia de Venezuela, dando inicio a un nuevo periodo de hostilidades y una posible intervención militar extranjera.

Datos importantes

  • Nicolás Maduro acusó públicamente al gobierno de Colombia de estar detrás de todo los disturbios ocurridos en Venezuela el 23 de Enero y a su vez rompió relaciones diplomáticas con EEUU.
  • Iglesias y Universidades venezolanas encabezaron las movilizaciones en rechazo a la dictadura en los 23 estados del país y su distrito capital.
  • Los enfrentamientos entre colectivos armados y la Guardia Nacional en Venezuela contra los manifestantes opositores dejaron un saldo de 13 personas fallecidas y más de 250 heridos, según lo reseñado.