A medida que nos acercamos al día de las elecciones regionales 2019, seguimos evidenciando que la política es dinámica, sin ética, ni principios; mucho menos valores.    

Por: Alejandro Castro Guerrrero

Las Marcelas del Concejo Municipal renunciaron a todo. Ambas muy juiciosas, supuestamente amenazadas por fuerzas oscuras, y beligerantes con el licenciado Luis Antonio Cifuentes Sabogal y su Administración. Pues, terminaron defendiendo a capa y espada la candidatura a la Alcaldía del señor William Mahecha Sásipa.

Señalaron en diferentes medios que lo hacen pensando en el bienestar de Fusagasugá.

Mis respetos con el Alcalde de Fusagasugá, lo admiro profundamente, rodeado de las mejores mujeres, profesionales, en su mayoría buenas funcionarias: movilidad, salud, cultura, educación, desarrollo económico, familia e integración social, agricultura, hacienda, dirección de recursos físicos, gestión humana, dirección de información y planificación territorial, control interno, tecnologías de la información, dirección institucional, mujer, genero y diversidad, solidaridad, turismo, prensa y comunicaciones, corregidoras, entre otras…

Pero su candidato sigue siendo golpeado. Tras las presuntas denuncias por -dizque- participación en política, que todavía no le notifican; aparece una información nacional señalando a Mahecha de deudor de la Gobernación por suceso ocurrido en su primera Alcaldía de Silvania.

El candidato conservador no contestó nuestra llamada para aclarar la situación. Enviaron un mensaje a través de tercero manifestando que no está inhabilitado, y que la sanción ya prescribió. Es decir, que no debe nada.

De otro lado, el exsenador y exviceministro del Interior Carlos Roberto Ferro Solanilla, políticamente parido en las entrañas de doña Leonor Serrano hace más de 20 años, quien estaba actuando solapadamente en la campaña reuniéndose en privado con la candidata del Centro Democrático desde enero; el fin de semana citó al aspirante Betto Cardona a la Querencia a tomar café, y paradójicamente un fotógrafo profesional estuvo atento y logra el registro de la reunión para postear en redes sociales y desvirtuar nuestra aseveración de la columna anterior.

Según Cardona, se reunieron por orden de Nicolás García, a discutir la posibilidad de que Ferro le ayude en su sueño de ser Alcalde de Fusagasugá.

Ferro no es un delincuente, y no es pecado tomar café con él”, nos respondió Betto por WhatsApp, cuando le preguntamos por la reunión, en donde le endilgan que recibió dinero, situación que desmiente.

De acuerdo candidato Cardona, pero Ferro a quien un gran número de fusagasugueños admiran por su gestión en favor de esta región del país, ya no suma mucho; lo que está haciendo es colocar un par de huevitos en dos campañas cercanas -que según él tienen opción de llegar a la Alcaldía- para no desaparecer del escenario local.

Otra verdad de apuño es que Carlos Roberto, es muy cercano al nuevo gobernador de Cundinamarca, intuimos que va a tener mucho poder a partir de enero próximo, porque no hay aspirante a la Gobernación que logre destronar al poderoso García; Florez, candidato de Uribe, pretende obtener la segunda mayor votación para ser Diputado. Ese discursito de Florez para Cundinamarca, y de que viene de la academia a hacer una nueva política, no lo va a llevar muy lejos.

Los demás aspirantes a la Alcaldía de Fusagasugá ya ni nos contestan el teléfono, pretendíamos realizar unos cara a cara con el ánimo de dar a conocer sus propuestas, pero creemos que la mayoría no están interesados de pasar por este periódico digital.