Foto: Martha Cobos - Fusagasugá Noticias Periódico Digital

Lo del empréstito por 22 mil millones y el pico y placa en el centro de Fusagasugá, las más recientes decisiones del joven mandatario.

 Por: Alejandro Castro Guerrero

El abogado de la Universidad Nacional Jhon Jairo Hortúa Villalba, alcalde del municipio de Fusagasugá por la Alianza Verde con el apoyo de la Colombia Humana y el Polo Democrático, viene causando un descontento generalizado entre la opinión pública, a raíz de iniciativas que por la pandemia de la Covid-19 otro burgomaestre ni siquiera habría propuesto.

La frase de cajón en el mundo durante la segunda mitad del año 2020 es: “La pandemia por el nuevo coronavirus nos cambió la vida”.  

Para Hortúa Villalba pareciera que todo está normal, cuando cientos de fusagasugueños se quebraron económicamente tras varios meses de no producir para lo elemental: alimentación, arrendamientos o cuotas de créditos, pago de servicios públicos e internet y teléfono, servicios de salud, entre otras.

Un empréstito de hasta 22 mil millones de pesos, aparentemente para: Hospital Regional 5 mil, Catastro Multipropósito 5 mil, Espacio Público y Equipamientos 6 mil, y Sistema Vial 6 mil, para un gran total de 22 mil. Esperamos que el proyecto de Acuerdo que se discute en el Concejo Municipal en sesiones extras, sea archivado por los cabildantes que deberían actuar en favor de sus electores.

Cuando aún no tenemos idea del Plan de Ordenamiento Territorial, no contamos con suficiente agua potable, ni Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado, tampoco está definida la disposición final de las basuras.

La Administración “Juntos Sí Podemos” dejó la finanzas públicas saneadas, pero permitió licencias de construcción y urbanismo que nos llevaron al colapso de los servicios públicos que ofrece EMSERFUSA, E.S.P.

Volvemos a la Covid 19: Fusagasugá lo que necesita con suma urgencia son inversiones inmediatas en: Seguridad Ciudadana, Reactivación Económica, y por ende buscar que El Turismo nos permita un 2021 con vistas a lograr un poco de oxígeno económico, en medio de la recesión que prevén los expertos analistas.

Y para colmo de males, ahora en pleno diciembre cuando los comerciantes en su mayoría apostados en el centro de la Ciudad Jardín podrían contar con un respiro, el alcalde les aplica el pico y placa a los visitantes y propios, situación que beneficiaría a las grandes superficies apostadas en las afueras del centro.

Alcalde, debió poner a trabajar al fracasado secretario de Movilidad Jaime Hernán González y a sus colaboradores, para ordenar el centro de la ciudad con el apoyo de la Secretaría de Gobierno, y la Policía en sus diferentes especialidades, y no afectar a un renglón de la economía que aparte de la Alcaldía, el Hospital, Las Universidades generan empleo, así sea de baja calidad.

Desde Fusagasugá Noticias Periódico Digital hemos sido los gestores del debate del pico y placa en toda la ciudad, pero no en tiempos de pandemia, y desde ya los invitamos a convertir en tendencia el numeral #NoAlEmpréstitoDeHortúa.

Abrazo fuerte y felicidades en estas navidades.