Piénselo muy bien si usted es de esos ciudadanos inconscientes que sacan a pasear a su mascota y no recoge el excremento que esta deja en el espacio público (o incluso dentro de un conjunto cerrado).

Si es sorprendido por un policía cometiendo esta infracción, o por un ciudadano que hace el registro y lo pone en conocimiento de la autoridad, le pueden imponer una multa de tipo económico.

El tema cobra relevancia a propósito de un video que se ha hecho viral en redes sociales, en el que una habitante de un edificio le reclama a una joven vecina y propietaria de un perro, para que recoja lo que ha dejado su mascota en una zona verde, donde suelen caminar niños y otras personas.

No obstante el requerimiento de la ciudadana preocupada, la dueña del canino, dice que “eso se degrada en pocos días”, se niega a recoger los excrementos y se va del lugar.

La actitud de la joven ha provocado muchos comentarios en su contra, pero esas mismas críticas se les pueden hacer a  miles de personas que no tiene cultura ciudadana, deciden no respetar las normas de convivencia y creen, erróneamente,  que esas conductas no tienen castigo.

Esta afectación a la convivencia ciudadana, no recoger las heces de su perro u otro animal doméstico, está contemplada en el Código de Policía.

Implica una multa de 110.412 pesos, tipificada como infracción tipo 1 por el Código de Policía.

La sanción, según el Artículo 124 del Código de Policía (CP), implica una multa de cuatro salarios mínimos diarios -hoy 110.412 pesos-, tipificada como infracción tipo 1: “Omitir la recogida de los excrementos de los animales, por parte de sus tenedores o propietarios, o dejarlos abandonados después de recogidos, cuando ello ocurra en el espacio público o en áreas comunes”.

En principio, según explicación de la Secretaría de Gobierno, el agente de policía debe hacer el llamado de atención verbal para que el propietario limpie el excremento; en caso de que la persona haga caso omiso a la solicitud, la autoridad puede proceder a imponer el comparendo por violación al Código de Policía.

Además de las sanciones, dejar excrementos en zonas públicas puede ocasionar problemas de salud a otros animales y a seres humanos.

Con información de El Tiempo