En 1969 bajo la ordenanza 045 se crea el ITUC hoy Universidad de Cundinamarca que le ha entregado al país 32 mil profesionales en diferentes campos del conocimiento.

La Universidad de Cundinamarca trabaja bajo la visión de su actual rector, Adriano Muñoz Barrera, de formar más que profesionales, personas íntegras, defensoras de la vida y los valores.

La institución pública es agente de transformación y desarrollo en el departamento de Cundinamarca.

Fusagasugá 27 de noviembre de 2019 – Actualmente la Universidad de Cundinamarca hace presencia en Girardot, Soacha, Facatativá, Chía, Zipaquirá, Ubaté y Fusagasugá, (sede principal), en las cuales, durante el mes de noviembre, se rinden homenajes a la institución que bajo la ordenanza N. 045 de 1969 dio vida al ITUC (Instituto Técnico Universitario de Cundinamarca) y en 1992, mediante la resolución N. 19530 se configura como Universidad de Cundinamarca.

Nos encontramos comprometidos con brindar una educación de calidad para los jóvenes de la región y del país que ven en la institución, una oportunidad para cumplir sus sueños; por esta razón, estamos trabajando en la acreditación de Alta Calidad de los programas con miras a obtener el registro de Alta Calidad institucional”, afirma Adriano Muñoz Barrera, rector.

Desde su creación, la universidad se ha enfocado en ofrecer educación de calidad a los cundinamarqueses, propendiendo por aumentar su cobertura en los diferentes municipios del departamento. Actualmente, la institución oferta 29 programas académicos, 5 especializaciones y 2 maestrías.

La Universidad de Cundinamarca es la principal oportunidad para la población del departamento que quieren realizar sus estudios de educación superior. El 77% de los estudiantes de pregrado pertenecen a los estratos uno o dos y el 98% pertenecen a la población con menores recursos y más vulnerable económicamente.

La institución universitaria cuenta con 56 grupos de investigación, de los cuales 25 están categorizados por Colciencias. Así mismo, 45 de sus profesores también están categorizados.

Es de resaltar que la institución también cuenta con una significativa producción investigativa y de generación de conocimiento, en áreas como la salud, la ingeniería, el sector agropecuario y la educación. Sobresalen las dos patentes que se han hecho en la universidad sobre sobre dos variedades nuevas de habichuela especiales para la región de Sumapaz, donde hay 1450 hectáreas dedicadas al cultivo de dicha especie.

La Universidad de Cundinamarca ha entendido el proceso de transformación por el que atraviesa la sociedad actual, donde el conocimiento es considerado como el principal factor de producción y fuente de riqueza. Por esta razón, emprendió una serie de reformas y mejoras institucionales, las cuales iniciaron en el año 2015 con la construcción de su primer plan estratégico: “Disoñando la Universidad que Queremos”. Este documento traza un horizonte de diez años y los deseos de la comunidad universitaria y de los cundinamarqueses por reinventar y resignificar la institución como una organización social del conocimiento, translocal y agente de la transmodernidad, reconocida por la sociedad en el ámbito local, regional, nacional e internacional como generadora de saber relevante, pertinente y de impacto social.

La Universidad ha venido cosechando logros por su labor. Hace dos años el Ministerio de Educación Nacional otorgó la Acreditación de Alta Calidad para la licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales por un periodo de cuatro años. Así mismo la institución avanza en la agenda estratégica para la Acreditación Institucional, en armonía con los lineamientos establecidos en el Plan Rectoral 2016-2019 “Generación del Siglo 21”.

Otro logro a destacar a nivel institucional es la certificación en ISO 9001:2015 en “Sistemas de Gestión de la Calidad” que otorgó el ICONTEC para los macroprocesos estratégicos, misionales, apoyo y seguimiento, medición, análisis y evaluación definidos en el Modelo de Operación Digital definidos por la resolución 156 de 2017. Este reconocimiento premia el trabajo y dedicación de todo el equipo humano de la Universidad de Cundinamarca, labor que viene desarrollándose en los últimos 10 años y que aportan al fortalecimiento de distintos procesos de la Institución, la planificación de trabajos, la promoción de una cultura de calidad y la mejora continua del quehacer diario.

Oficina Asesora de Comunicaciones – Universidad de Cundinamarca