La denuncia fue hecha por el colectivo ambientalista “Fusacatán Somos Todos”. 

Preocupante que esta Alcaldía Verde y ambiental abra acceso vehicular hacia Pekín Alto, lo que generará desafortunadamente el avance de nuevos asentamientos en la falda del cerro Fusacatán, zonas de riesgo en ladera, zona que prometimos destinarse para reserva, patrimonio, protección y recuperación ambiental.

¿Se está improvisando o favoreciendo cuáles intereses? Paramos la Administración Municipal de Luis Antonio Cifuentes Sabogal en muchos temas de impacto ambiental en el cerro Fusacatán; nos vemos llamados a acudir a este medio para alertar a la ciudadanía, debemos estar atentos, rechazar toda huella de impacto ambiental en el cerro, que pueda generar más loteo y marginalidad en riesgo. Es necesario analizar todos los elementos en juego.

Tema que debe ser consensuado en el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT), en relación a ocupaciones irregulares como La Ladrillera o la Palma Tercer Sector, que violan el POT actual, además de loteos en zonas de riesgo, bajo los nombres de San Felipe y El Marqués, entre otros.

¿Qué intereses se estaría favoreciendo?

El cerro Fusacatán tiene un área aproximada de 172 hectáreas de zona de recarga hídrica, alcanzando así una altura hasta los 2.700 msnm (metros sobre el nivel del mar), lo acompañan en una cadena montañosa el cerro cruz grande y el cerro cruz chiquita y parte de la Aguadita hacia el NorOriente de esta formación montañosa.

Y debido a su deforestación, uso indebido de los suelos para ganadería y vivienda en zona de ladera presenta graves remociones en masa, deslizamientos, derrumbes en época de lluvias torrenciales como resultado de nuestras irresponsables acciones antrópicas.