En entrevista con el Informativo 24/7 a.m., el director de la Unidad de Gestión del Riesgo en Cundinamarca, Germán Ribero, relacionó las causas y acciones que se llevan a cabo en el hecho que afecta al municipio de la Provincia de Gualivá, que completó tres días y ha arrasado al menos 100 hectáreas.

En cuanto al origen de la conflagración, el funcionario lo atribuyó a las altas temperaturas y la temporada seca que ha sido muy fuerte en el departamento y que obligó al Ideam declarar la alerta roja en 57 municipios más. “Este no es un incendio parejo, por lo que deducimos que en el hecho pueden existir manos criminales”, señaló Ribero, quien agradeció el apoyo de más de 100 personas que atienden la emergencia.

El funcionario advirtió que muchas personas han perdido su sustento porque los cultivos de los cañaduzales, de donde se obtiene la panela y sus derivados, estaban listos para ser cosechados en el momento que se produjo el incendio. De momento se han evacuado seis familias de forma preventiva.

Desde el primer reporte del incendio forestal de Nimaima, se han coordinado acciones para la atención de la emergencia por parte de un grupo conformado por más de 70 personas integrantes del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Nimaima y los Bomberos de Nocaima, La Vega, Útica, Nimaima y San Francisco, con el apoyo de dos brigadas de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y miembros de la comunidad, señaló Ribero.