Habría un acto público y la Alcaldía deberá organizar la logística, el sitio, la hora y los protocolos de bioseguridad. 

La movilización salió este jueves 15 de octubre y hará paradas para dormir en Armenia, Ibagué, Fusagasugá y Soacha antes de entrar a Bogotá. La minga social irá a la capital del país con la intención de reunirse con el presidente Iván Duque.

Tras su último día en Cali, la minga indígena dejó la capital del Valle del Cauca sin haber llegado a un acuerdo con el Gobierno Nacional. El viaje rumbo a Armenia salió a las 8 de la mañana del Coliseo donde estuvo la organización desde el lunes 12 de octubre.

La siguiente parada sería Ibagué, capital del Tolima, donde la minga espera llegar el viernes 16 de octubre, después de atravesar el nuevo túnel de La Línea. “Esperamos que el nuevo túnel que hicieron aguante nuestra caravana”, le dijo Joe Sauca, vocero del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

El tercer día de la movilización se dará entre Ibagué y Fusagasugá, a donde esperan llegar el sábado 17. Finalmente, la última parada antes de entrar a Bogotá, será el municipio de Soacha donde pasarán la noche del domingo, para ingresar a la capital el lunes en la mañana.

Habrá unos que se devuelvan por temas de salud o logísticos, pero la fuerza y la unidad sigue. Las organizaciones sociales y estudiantiles nos acompañan también y nos esperan, porque esta minga no solamente quería escuchar al presidente Iván Duque, sino que también recoge la voz y el sentir de todo el pueblo colombiano, aseguró Anadeida Secué, vocera de la minga.

El Gobierno Nacional insiste en que le ha cumplido a la minga y que invirtió en este año 250 mil millones de pesos para diferentes derechos como la salud, educación; pero también para mejorar la vías de acceso a las poblaciones y las telecomunicaciones, así como para la reparación colectiva de 28 comunidades víctimas del conflicto armado.

La ministra del Interior, Alicia Arango, y el ministro de Salud, Fernando Ruiz, advirtieron que el país esta en la mitad de una pandemia y que este tipo de movilizaciones pueden afectar el desarrollo de la misma y aumentar los casos de contagios.

Reiterar la preocupación por la pandemia, una realidad que puede afectar a todos. Las aglomeraciones están prohibidas. Es necesario mantener las normas de bioseguridad y autocuidado. El COVID-19, es una amenaza cierta y clara, fueron las palabras de Alicia Arango tras finalizar la reunión con la minga en Cali.

Los indígenas aseguran que los protocolos de seguridad se han cumplido y que ellos viajan con sus makukos, los médicos tradicionales que manejan la medicina a partir de plantas medicinales.

Algunos voceros cercanos a la minga indígena residentes en el municipio de Fusagasugá indicaron a este medio que hasta el viernes después del mediodía se conocerá si van a realizar un acto público, y los detalles del mismo.

Consultamos al alcalde Jairo Hortúa, y hasta el cierre de esta edición del jueves no se había pronunciado al respecto.

Con información de El Espectador