El presidente Iván Duque defendió a las Fuerzas Militares y de Policía al asegurar que “no son criminales” y no se pueden “satanizar” las acciones que ejecutan en el país, por cuanto estarían deshonrado el uniforme de las instituciones.

El mandatario se pronunció después de conocerse el informe del diario The New York Times sobre la supuesta reaparición de casos de falsos positivos en Colombia, aunque no mencionó a este medio.

“Lo que no podemos es generalizar a la Fuerza Pública de Colombia como si fuera criminal, porque eso sería algo que no puede aceptar un país cuando ve a nuestros héroes dando todo por nuestros ciudadanos”, dijo Duque.

Desde Pasto (Nariño) el presidente de los colombianos recordó que “esos casos de crímenes o de violaciones de Derechos Humanos, que son manzanas podridas, hay que enfrentarlos con toda la determinación”.

El New York Times destacó en su publicación que “las nuevas órdenes han generado incomodidad entre los militares. El Ejército de Colombia sigue siendo investigado por la serie de asesinatos ilegales ocurridos a mediados de la década de 2000, conocidos como ‘falsos positivos’.

En ese sentido, Duque indicó que “no se pude decir que las Fuerzas Militares y de Policía en Colombia están con personas que deshonran el uniforme, todo lo contrario, son los mismos miembros de la Fuerza Pública los que también deben tener el deber de denunciar si hay algún miembro que está deshonrando el uniforme”.

La publicación reseña la manera como los ‘falsos positivos’ afectan la credibilidad del Ejército colombiano y cómo estos delitos no están siendo investigados por la Fiscalía General.

También le puede interesar:

¡Escándalo! The New York Time publica órdenes de falsos positivos en el Ejército colombiano

Según el Presidente, “eso lo que muestra es que la honorabilidad de los miembros de la Fuerza Pública debe ser preservada y no pueden ser satanizados, pero donde quiera que haya una deshonra ahí estaremos de la mano con la Fiscalía para que se apliquen las sanciones que corresponden”, añadió.