Desde el miércoles 26, hasta el viernes 28 de junio, se celebró en la capital del departamento de Antioquia, la reunión número 49 de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde acudieron representaciones de los 34 Estados que integran la alianza diplomática internacional.

Este encuentro, como muchos de los foros que sirvieron a su preámbulo, organizados por la misma institución, se centraron en la crisis que vive el país venezolano, que para esta oportunidad, retomó su comparecencia ante el cuerpo diplomático, representado en la persona del exdiputado, Julio Borges.

Uno de los logros más importantes, pese al desgastante debate, fue la aceptación de los países miembros a la creación de una Tarjeta de Movilidad Laboral para los migrantes venezolanos, que de acuerdo a los análisis hechos por la OEA, ya alcanza los 4 millones.

Es importante resaltar que Venezuela figura como el primer país de América Latina con más desplazados y a nivel mundial es el segundo , después de Siria.

Tales realidades y por concepto de todo el apoyo económico que han recibido los países receptores de ciudadanos venezolanos, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, consideró prudente, más atenciones y menos restricciones, más que las judiciales, a los desplazados.

Aunque la reunión de Estados Americanos aportó grandes sugerencias para atender la crisis migratoria, no pudo cerrar con acciones concretas para ejercer mayor presión internacional en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Frente a la indiferencia de muchos países miembros en acciones sobre el Jefe de Estado en Caracas, el exdiputado Julio Borges dijo a la delegación que “un hombre puede morir por un país, pero un país no puede morir por un hombre”, dejando sentir su inconformidad frente a la renuencia a sanciones de los cancilleres y representantes de Gobiernos.

Acuerdo de Paz

La OEA también abrió espacio en la agenda para recordar el inicio del proceso de paz en el país, fustigando categóricamente el asesinato de líderes sociales en Colombia.

Reiterando al mismo tiempo que el Estado debe asumir posiciones más concretas para atender este fenómeno social que deriva de un conflicto armado que sometió a la Nación por más de 50 años.

Este particular, quizás fue el detonante para que el postulado por Colombia a Sistema Internacional de Derechos Humanos, Everth Bustamante, quedara por fuera de la elección, perdiendo frente a sus homólogos de Panamá, Perú, Jamaica y Guatemala, por un voto.

Tales resultados fueron un balde de agua fría para el presidente Iván Duque, el canciller Carlos Holmes y su delegado en la OEA, Alejandro Trujillo.

Próxima cumbre

La 49 Asamblea General de la OEA fue clausurada en Medellín por el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo García, quien anunció que la próxima cita continental se llevará a cabo el año próximo en Bahamas.

Redacción: Luis Enrique Hurtado